Inmobiliaria industrial 29 de Abril de 2020

Inmobiliaria industrial

 

Cualquier inmobiliaria industrial puede confirmar que la crisis sanitaria actual ha afectado de forma importante a su negocio.

Con la incertidumbre generada a nivel global en cuanto a la actividad económica, todos los planes de las empresas por comenzar nuevos proyectos que requieran de una sede física han quedado en suspenso.

Las incógnitas son demasiadas como para dar un paso en falso, y la filosofía generalizada en momentos como este es la de mantener una actitud conservadora, permaneciendo a la expectativa a la espera de como evolucionen los acontecimientos.

Sin duda es un duro golpe para el sector inmobiliario, que tras los años más oscuros había vuelto a ver la luz. No solo en lo que se refiere a vivienda, sino también a todo lo que se refiere a la inmobiliaria industrial que gestiona la venta y alquiler de naves y oficinas.

La reactivación económica de los últimos años había llevado a que las perspectivas fuesen excelentes para este 2020, con expectativas de convertirse en uno de los mejores periodos de último lustro, sin embargo, la aparición del virus y sus consecuencias sobre la economía han frenado la euforia.

Quizás el sector logístico pueda ser la última esperanza, ya que con el confinamiento las ventas online se han disparado y la distribución tiene más importancia que nunca. Pero a la espera de lo que ocurra, el teléfono de cualquier inmobiliaria industrial de nuestro país seguirá sin sonar,