La crísis de la Inmobiliaria industrial 3 de Junio de 2020

La crísis de la Inmobiliaria industrial

Un inmobiliaria industrial depende de que la economía mantenga un alto grado de actividad para que su negocio funcione. Al proporcionar inmuebles en exclusiva a profesionales y empresas, la paralización de la actividad de éstas y su reticencia a invertir en la expansión de sus negocios supone un freno a los ingresos que genera gran incertidumbre.

Es precisamente esa incertidumbre ante la situación post-coronavirus la que hace que todo el mundo se maneje con prudencia. Destrucción de empleo y bajada del consumo van de la mano, provocando a su vez menor actividad en las empresas que se ven obligadas a despedir y así establecer un círculo vicioso del que resulta muy difícil salir sin la intervención económica del estado.

Por eso las medidas de estímulo que se pongan en marcha tras esta crisis determinarán en gran medida el futuro del sector inmobiliario en el área industrial.

Si las empresas encuentran fuentes de financiación y se les facilitan fórmulas con las que poder mantener sus puestos de trabajo, el consumo no se resentirá tanto y la actividad económica podrá salir de esta situación de inseguridad en la que se encuentra.

Pocas o ninguna empresa va a apostar por invertir en expandir su actividad mientras no se divise claridad en el horizonte. Y aunque hay sectores a los que les ha ido bien durante este periodo, cualquier inmobiliaria industrial es consciente de que lo más probable es que muchos de los proyectos de expansión queden en stand by durante un tiempo.